Este blog pretende mostrar antiguas arquitecturas que ya no están, esquinas porteñas que destacan el ayer y el hoy, personajes poco conocidos de la historia y su breve fama, trágica en algunos casos, edificaciones ocultas e inconclusas, rarezas y cambios en la fisonomía de la ciudad, todo el misterio que encierra Buenos Aires y sus secretos más profundos.
Pasen y vean.

Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

viernes, 23 de mayo de 2014

Capilla del ex Asilo de Mendigos (1885)




Capilla del ex Asilo de mendigos (1885)

Construída en 1885 por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo gracias a las donaciones de algunos señores con grandes fortunas que dedicados a la filantropía eran moneda repetida dentro de la Sociedad de Beneficencia.
La foto antigua nos muestra la obra recién inaugurada, sin la galería que el propio Buschiazzo agregó posteriormente, como así también algunas ventanas posteriores en la planta baja.
Desde el comienzo de la construcción del asilo en 1881, el ingeniero arquitecto se dedicó de lleno y gratuítamente a edificarlo de a poco a medida que las donaciones se efectivizaban, lo hizo hasta su muerte en 1917.
Su hijo, Juan Carlos, prosiguió la obra hasta 1939, año del fallecimiento de éste.
Fueron más de cincuenta años en los cuales se edificó, se demolió lo construído, se amplió, se modificó, y se siguió construyendo, proyectandose así una gran obra que logró pausadamente una armonía única y más que respetable.
Pero como nada es para siempre, sobre todo en materia arquitectónica en nuestro Buenos Aires querido, la frágil memoria y el poco respeto y criterio por nuestra historia, hicieron que a partir de la década de 1980 comenzara la brutal y desmedida modificación a la que fue expuesta, amparándose en la creación de un centro cultural.
Fueron demolidos tres exquisitos pabellones que pudieron ser salvados y algunos otros fueron modificados torpemente para utilizarlos como salas de exhibición.
Ese poco criterio se ha mantenido a lo largo de todo este tiempo, sino observen el anexo exterior tan burdo que ostenta el lateral de la armoniosa capilla.



Fotos:Fabio Perlin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada